Inauguración de Lasser en febrero de 1983. 

DISCOTECA LASSER

Artículo de Tony Miranda para Perdidos en los 80

Conocí una Zaragoza con el golpe de estado de Tejero, las fiestas de los jueves en el Cañas y Barro, Rosse y Acuario´s.

La magia de los 80 empezaba a bullir en nuestra ciudad grupos de pop, rock y modernos se adentraban en sus localidades en sus locales de ensayo para mas tarde ser conocidos o muy conocidos.

Yo combinaba la batería en diferentes formaciones musicales con mis primeros pasos como disc-jockey, Astorga´s me enseño en funky americano, Scooch a Gogó el trabajar junto a Boby.


Tony durante la grabación del disco «Etiqueta Negra» de Tino Casal.

Llegó Madrid y con el, la movida madrileña. Conocí a Tino Casal y puedo asegurar que cambió mi vida. Giras, estudios de grabación, música y canciones. La noche me llevó a la cabina del fabuloso Joy Eslava, aunque fueron unos empresarios catalanes los que me ofrecieron ser el discjockey de una nueva discoteca en Zaragoza.

El 24 de febrero de 1983 inauguró la discoteca Lasser en la calle General Sueiro. Capacidad para 1.200 personas, un sonido novedoso, una iluminación espectacular, una cabina a casi dos metros de altura y por primera vez en Zaragoza un rayo laser, fue una inauguración inolvidable. Presentaba los discos, cantaba, tocaba percusión, lecciones bien aprendidas de mi maestro Nacho Dogan. Así día a día durante dos años consecutivos.


Tarjeta VIP de acceso a la Sala

Lasser se convirtió en una discoteca de moda con un sonido muy comercial. Las sesiones de tarde llenaban de mallas, pelos decolorados, calentadores, brillantina y testosterona la pista de la discoteca.

Las noches formaban una mezcla de estilos, modas y modismos entremezclando la música ‘Disco’ con “Italo Dance’, buen funky y el show del rayo laser.

Posavasos de la discoteca Lasser

Fueron aquellos maravillosos años 80, donde los modernos se daban cita en la calle General Sueiro 41.

Discoteca Lasser ya forma parte de nuestra historia