AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR

(A la memoria de Antonio Tenas, mi amigo)
Artículo publicado en el libro Más Perdidos en los 80. Autor, Ignacio Cristóbal

Lo conocí allá por el año 1982, en plena efervescencia juvenil y engullido por la década como si no hubiera un mañana. Era un tipo que imponía nada más verlo, con su bigote de gendarme y casi siempre de negro. Y encima guardia urbano. La caña del amedrentamiento.

Recuerdo que venía por la radio a vernos a Receptor a 45 por lo menos un par de veces al mes a traernos novedades discográficas para que las pinchásemos en nuestro programa. Cualquiera le decía que no!. Pero Antonio, en las distancias cortas, cambiaba radicalmente. Era un tipo amable, amigo de por vida y sobre todo era una buena persona, definición que he dedicado a muy poca gente con la que me he cruzado en este mas que lustro de vida y creedme que me he cruzado con unos cuantos.


Presentación en Punto Cero del disco de Vocoder al que asistieron Aviador Dro.

Recuerdo especialmente el año 84 cuando Vocoder, su grupo, presentaba en la discoteca Punto Cero su primer Maxi con la casa DRO. Como regalo, trajeron debajo del brazo al grupo puntero de la discográfica para esa presentación. El Aviador Dro y sus Obreros Especializados que tanto habíamos pinchado en nuestro programa e incluso en la discoteca, estaba con nosotros gracias a Antonio. La de veces que pincharíamos su ‘Selector de Frecuencias’.
Seguramente muchos de los que estéis leyendo este artículo, habréis conocido a Antonio en esta faceta como componente de Vocoder o incluso la de guardia urbano, pero tuvo otra que para la gran mayoría pasó desapercibida, pero para los que tuvimos el placer de conocerlo en el día a día, fue seguramente la que más llenó nuestro recuerdo musical de los 80 y 90.


Portadas de los singles de Vocoder, “Mindanao” y “What happens now?”

Antonio fue promotor, solo o junto a otros de más de cien conciertos entre el año 1985 y 1993 (concretamente 107). Se dice pronto pero si hacéis cuentas, sale a un concierto cada dos meses de media, con el esfuerzo que esto suponía en aquellos días.

Todo comenzó un 10 de marzo del año 1985 con un concierto que todos hemos tenido alguna vez en nuestras conversaciones sobre los ochenta. Fue en el ya desaparecido cine Pax en la Plaza de La Seo y organizado por Emilio Velilla ‘Zappa’ y el susodicho Antonio Tenas para el programa ‘El Observatorio’ de Popular FM que daba sus primeros pasos en las ondas. Alphaville (el grupo madrileño, no los alemanes) y los locales Héroes del Silencio (por aquel entonces compuesto por Enrique Bunbury y los hermanos Pedro y Juan Valdivia) y los también zaragozanos Boda de Rubias (donde hacía sus primeros pinitos el gran Nacho Serrano, a posteriori, Niño del Brasil).


Cartel del concierto en el cine Pax del año 1985.

Os contaré que Antonio, un día hace unos cuatro años, me llamó por teléfono y me dijo:
A: “Coco, te guardo algo que seguro tú vas a apreciar”
Conociendo a Antonio y sus detalles siempre desinteresados, le contesté con impaciencia infantil, como el que espera los regalos del día de reyes.
C: “Dime Antonio, cual es esa sorpresa”
A: “Tengo para ti grabado en digital el concierto del Cine Pax del 85. Además te diré que el master ya no lo tengo e incluso creo que ya no existe”.
C: “Madre del amor hermoso (solté otro taco que aquí no voy a reproducir) Antonio, que me estás diciendo…”

Al día siguiente, quedamos y efectivamente, ahí estaba ese tesoro digitalizado para la posteridad, tal y como él me había dicho. Mi gran sorpresa fue cuando sacó de su bolsa la discografía de Vocoder, también digitalizada para mí. Me dijo que había hecho solamente cinco copias de todo y que quería que una fuese para mí. Todo un honor y un recuerdo para toda la vida. Así era Antonio Tenas.


Héroes del Silencio en el año 1985. Fotografía de Ángel de Castro

Después de perder la virginidad como promotor de conciertos ese 10 de marzo del año 85, vinieron como en oleadas. Más “Matinales”, Cardíacos, Principal Izquierda (donde estaba mi amigo Fabián Simón), los granadinos 091, Los Nikis, P.V.P, Desechables en la inauguración de la En Bruto, Los Flechazos, o Rey Lui, todos ellos como Vocoder Producciones.

Más tarde, ya como Acha Producciones, vinieron otros importantes, como Joe Cocker en el Pabellón Francés en el 88, o The Communards, UB 40, Joan Manuel Serrat, Miguel Bosé, Ramazzotti o Simply Red el 28 de octubre del mismo año 1988.
Ya como Vocoder Producciones, estrellas nacionales como Mecano, La Unión, Gabinete Caligari, El Último de la Fila, Duncan Dhu, Radio Furura, Joaquín Sabina, Burning, Barricada, Seguridad Social, Olé Olé o Luz Casal en lo que también sería una interminable lista de conciertos.


Luz Casal, una de las artistas nacionales que trajo hasta nuestra ciudad Antonio Tenas.

Si que me gustaría destacar por la repercusión que tuvieron de publico y críticas los conciertos de Yes, Tina Turner en el 90 en la Romareda, Judas Priest, Kraftwerk en el ya desaparecido Teatro Fleta, Iron Myden con los Gun, Dire Straits, The Blues Brothers, Ramones o incluso se atrevió con el ‘ alvino de oro’, el genial guitarrista Johnny Winter. Todo un espectáculo de curriculum.


Concierto de Dire Straits en Zaragoza

Antonio no solo apostó por grupos internacionales. Los grupos locales, también eran lo suyo y promocionó conciertos de Mestizos, Mas Birras, Tako, INK, Las Novias, Ixo Rai, Niños del Brasil o Distrito 14, entre otros muchos. Aunque Antonio no era de halagos, es de justicia dedicar en este libro estas líneas para el que fue uno de los más grandes de nuestra década de los ochenta y noventa.


Entrada del concierto de Jethro Tull en la desaparecida carpa de “La Chimenea”

Para los que tuvimos la suerte de considerarnos tus amigos, nunca podremos agradecerte lo suficientemente lo que hiciste por nuestra memoria musical y por supuesto por nuestra colección de entradas, todo hay que decirlo. Solamente decirte, allá donde estés, amigo Antonio, que siempre estarás en nuestros corazones y a partir de ahora, también en las páginas de este segundo volumen por el que tanto hiciste.

Gracias.