J.J. Iglesias, poniendo una jarra en el Tri-Tri
J.J. Iglesias (autor de este artículo) al frente del Tri-Tri

1989. Año clave. En la cumbre del Metal 80’s en una de las ciudades más heavy del país, Zaragoza. El resto de España flipaba con nuestra “city” (Ciudad Universitaria) y su adorada “zona heavy”. Todo comenzó en el 80 con el “Utopía”. Un bar montado por dos rockeros de los 70’s curtidos en mil batallas contra el franquismo, Paco (luego Infiernos) y Jesús Vela. La U.V.E. pegaba fuerte (como ahora, vamos) y no dejaba tranquilo a nadie que no fuera….ejem, “normal”. Las muñequeras de tachuelas eran requisadas como “arma peligrosa”. Hoy las venden en cualquier boutique pija del centro de la ciudad. Igual que las camisetas de grupos como Motörhead, AC/DC o Ramones.. El sistema, que todo lo engulle. Los principios fueron duros en todos los sentidos. La policía no entendía de qué iba la cosa. Pero los “clientes” tampoco mucho. Broncas con gitanos, camellos, yonquis, pies negros o militares estaban a la orden del día. ¡Aquello era el oeste!
Pero la bola se fue haciendo cada vez más grande y culmino diez años después en un autentico parque temático del rock duro. La calle San Antonio María Claret era el lado “Sunset Boulevard” con dos claros destacados, el TNT y el TRI-TRI. Con Rogelio por parte del primero, junto con Roy y Elena, como exponentes del mismo y Joaquín y Pepa por parte del segundo, ayudados por un servidor y posteriormente por Mondy, luego cantante de “Black Haze” (aunque los dos cantamos, yo dure poco en esa aventura).
Pero había más, El Metal, con Miguel y Pili. El Not, luego Asgard. El Jade, luego Sarcófago. La mayoría bares de alterne de los 70’s orientados a los yanquis de la base aérea y ahora reciclados a los nuevos tiempos. Enfrente del TNT, Las Cavas del Champan y más tardíamente el Electric (cuya andadura previa en la calle Juan Pablo Bonet fue más significativa). Entre El Metal y El Tri-Tri estaba El Rasputín siempre lleno de militares norte americanos (y chicas buscando el dólar fácil). Normal, lo llevaban Carmen y Pat, un ex veterano del Vietnam, siempre junto a su inseparable grifo de cerveza.
Por las inmediaciones, el Scalibur (entrañable “el Gato”), el grandísimo Factoría, o el chic New Orleans (Luego Trilogy), éste último todavía dando guerra.
Los altares del watio y el pelo largo seguían: al lado, en la calle Luis del Valle, otro pedazo de USA se aposentaba en el Buffalo, con la mejor música Hard – AOR que traían los parroquianos de la base americana, tenía hasta toro mecánico y todo. Luego estaba el lado “Bay Area”, o lo que es lo mismo, el bastión del thrash metal y sus incorruptibles hordas cerveceras. Infierno’s (ahora con Paco, Dani y Nano al frente) y Utopía (con Ángel y el inolvidable Oscar) se encargaban del lado más duro del asunto. Con la pequeña ayuda punk de El Pedal (luego Berlín), siempre a  cara de perro con los melenudos de la otra acera. Algo digno de película de Alex de la Iglesia.
Existía una verdadera rivalidad también en el mismo ámbito heavy, entre la facción thrasher y la más melódica o AOR. Como ya he dicho, por entonces yo era el camarero pinchadiscos (eso de dj no se llevaba) del Tri-Tri, y puedo asegurar que el 90% de los thrashers me odiaban. Mi aspecto estilo “vídeo clip MTV” y mi gusto por el metal más melódico, chocaba abiertamente con los de las tachuelas y camisetas de Anthrax y Metallica, cuestión de estética y gustos.

Albert, al frente de el Craneo
Albert, al frente de «El Cráneo»

No muy lejos de la zona, en la calle Juan José Rivas, estaba el Cráneo, otra colonia thrash-death-hardcore, quizá la más loca y extrema. Lo que no quitaba para que me llevara estupendamente con Alberto, su propietario y todo un personaje. Inolvidables sus momentos masocas con la katana…. Al lado estaba el más moderado el Muro. En frente el Pako`s, un superviviente de los 70`s reciclado también al heavy y que acabaría siendo Las Jarras. Aquí deberíamos citar también el recordado Picatas, por estar en la misma condición de ·renovarse o morir”. Las citas tempranas de la tarde se caldeaban con las inmensas perolas cerveceras de tan añorado lugar. Cerca, doblando la esquina en la calle Mariano Barbasan nos ofrecían el “Whisky a Go-Go” de la ciudad, el Crom, autentica meca de los heavys pijos, músicos de gustos más eclécticos y santuario de la “modernidad” heavy. Los adoradores de lo que ahora se recuerda como hair metal, que no entonces. El Oscar y la Rocker ponían lo último que acontecía en el panorama duro-metálico a nivel mundial. Sus fiesta temáticas fueron tremendas, recuerdo especialmente una noche jugando al futbolín con Paul Di’Anno y su banda. Al ex Iron Maiden le dimos una buena paliza. Habitualmente se acercaban por allí Héroes del Silencio, muy interesados por ese lado de la movida heavy, además de músicos locales, nacionales e internacionales. Fue junto al Tri-Tri, mi garito favorito.

Pepa, en la cabina de el Tri-Tri
Pepa, en la cabina de el Tri-Tri

Jevi-Momentazos 80’s 

            En Bruto y M-Tro fueron las salas de conciertos inolvidables para la escena metalera. El referido Paul Di’Anno con sus Battlezone, Sangre Azul o Ñu en la M-Tro. Bruque, Reo, Ira, Pedro Botero, Accept en En Bruto, por poner algunos. Banzai, Celeste Carballo (la Janis Joplin argentina) y Ángeles del Infierno en “el huevo” (Palacio de Los Deportes). Miguel Rios y su genial Rock’n’Rios en la plaza de Toros. Leño en la peña El Brabán. Los rusos Kruiz + De Kalle en el Pabellón Francés de la antigua Feria de Muestras. Escenario también de  Rosendo + Reo, Girlschool, los grupos cañeros de “La Muestra”….Pedro Botero presentando su segundo disco “Guerrero” (la cazadora blanca de flecos era mía) junto a los madrileños Niágara en una calurosa noche de Julio en el Rincón de Goya, Saxon en “El Huevo”, al igual que Barricada presentando su primer disco. En Casetas, el festival “El Heavy no es Violencia” impulsado a nivel nacional por el desaparecido y buen amigo Pedro Bruque (ex Tigres). Muy apoyado por el programa de Radio Heraldo”2112 Estación de Rock”, del que mi colega Jesús Penon se encargo de poner banda sonora durante toda la movida heavy ochentera todos los sábados por la noche. El festival “Rock en El Matadero” durante unas fiestas del Pilar fue un acontecimiento de nivel nacional. Era la primera vez que se organizaba un festival enteramente thrash metal en España, Kreator, Sabbat y Rage fueron la parte estelar del evento. Desde Casetas, Pedro Botero (que ya venían de los 70’s con sus hermanos mayores) triunfaban a nivel nacional amparados por Snif, el sello discográfico de Asfalto. Sus dos primeros discos llenaron pabellones a lo largo de todo el país. Lo mismo ocurría desde Ejea con Tako, que se oían en todas partes (y continúan en la brecha).

Pedro Botero & J.J. Iglesias + Plancha de pelo
Pedro Botero & J.J. Iglesias + Plancha de pelo

Distrito 14 grababan un excepcional primer álbum  “Hijos del Siglo XX” en Alemania durante 1984. Sigue sin ser editado, pero demuestra las raíces duras de una banda de largo recorrido. Reo se proclamaban campeones del primer “Medio Kilo de Rock” en la Metro, y editarían un muy buen maxi. Los glamorosos Black Haze lanzarían el single “Tomorow”. No todo fueron noticias alegres, José Antonio Cabello, guitarrista de Leyenda, fallecería en el incendio de la discoteca “Flying”. También Antonio González, teclista de Catarsis/Reo/Crisis, perdería la vida en accidente de moto, nuestro entrañable Gilito, y tantos otros a los que pido un recuerdo.
Los viajes organizados por bares eran práctica habitual. Íbamos a ver a los grandes grupos internacionales en bus a Barcelona o San Sebastián principalmente. Nos hermanábamos con metaleros de otras ciudades y visitaban nuestra zona entre alucinados y encantados de tanto en tan poco espacio.
Judas Priest, Scorpions, AC/DC, Iron Maiden, Dio, Monsters of Rock, David Lee Roth, Gary Moore…..cuantas anécdotas, vivencias y recuerdos….En el 89 tocaban Europe + Dare en “El Huevo” con lleno absoluto. Y la aprobación más extrema de heavys que se dignaron a asistir al concierto (seguramente por sus novias). Fue el sello de oro para una década, de verdad, prodigiosa.
Los 90’s comenzaron con dos grandes y hoy históricos bares de la movida classic rock (más que heavy): el Hendrix y el Morrison Hotel. Pero tanto Metro, como En Bruto y posteriormente King Kong, fueron cerrados, y la querida zona heavy languidecía lenta y agónicamente, hasta casi su desaparición como tal. A raíz de la publicación de la página web “Antigua Zona Heavy de Zaragoza”, hace unos pocos años, las nuevas generaciones se interesaron por su historia reciente. Se rehabilitaron templos sagrados como “Ultimátum” (luego nuevo Utopía) y el “Infiernos (Rock Sisters). Siguen “Trilogy”, “TNT” (más ecléctico) y el nuevo “Scudarte”. En la zona de “El Rollo”, el “De Vizio” curte a unas nuevas generaciones esperanzadoramente dispuestas a que su legado no se pierda. Recordando todo esto tengo que reconocer que se vivía con más alegría, sin tanto miedo ni tanta represión. Qué coño, se vivía MEJOR!! Y ya corto porque me estoy sintiendo como Mickey Rourke en “El Luchador”!!!

J.J. Iglesias

Un Recordatorio 

            Puede que no estén todos (por lo que pido perdón), pero si son todos los que están. No ha sido fácil recopilarlos, ya que la mayoría no llegaron más que a la esperanzadora maqueta, y algunos ni eso. Pero da idea de la ebullición musical del momento en aquellos agitados 80’s.
Un recuerdo.
Áspid, Tela de Araña, Iron Wind, Catarsis, Reo, Jezabel, Distrito 14, Pedro Botero, Dragón, Ira, Black Haze, Leyenda, Canis Dirus, Viuda Negra, Caja Negra, Piquete, Zirrosis, Residencia de Ancianos, Geiser, Leyenda Negra, Container, Kaos, Tako, Iceman, Duende, Mefisto, JJJ, Bonzo, Cuarta Generación, Sombras (reunión en los 80’s), N232, Réquiem, Crisis, Se Abre La Veda, Amadeus, Séptimo Cielo, Gol de Pie, Peste Negra, Bunker, Limite, Orlac, Sutra, Capazo, Anatema, Maelstrom, Bastardos del metal, Aborígenes del cemento, Vade Retro, Chaston Rock, Cartago………

Reo & Ira Leño - Peña El Braban