Sala En Bruto (I parte del 86 al 89)


Artículo publicado en el libro, “Más Perdidos en los 80”. Autor. Ignacio Cristóbal “Coco”

En septiembre de 2016, se cumplieron 30 años de la apertura de la mítica Sala zaragozana En Bruto y hemos creído oportuno dedicar este capítulo especial al que sin duda fue nuestro “Templo Musical” en la etapa final de los ochenta y primera mitad de los años noventa.

Seguro que En Bruto merece un libro aparte contando, no todo lo que allí pasó, evidentemente, pero sí lo que nosotros vimos y vivimos desde el otro lado del escenario. Vaya pues como acto de justicia hacia Nacho Royo y todos los que lo hicieron posible, este capítulo tan especial para mí y que solo pretende reflejar la que para nosotros fue referente zaragozana durante muchos años en lo que a programación musical se refiere.

Como ya sabéis, ‘la En Bruto’ (como la conocíamos todos en aquellos años) abrió sus puertas un 4 de septiembre del año 1986, (bendito día) por parte de su propietario Nacho Royo con la ilusión de convertirla en el referente de la movida musical de la época. La historia ha demostrado que lo consiguieron con creces, programando una cantidad de conciertos tal, que sería imposible recopilarlos todos. Intentaré acordarme de una gran mayoría o por lo menos de los que, por un motivo u otro, fueron más relevantes para mí.

Había nacido lo que sería para nosotros “El Nirvana del Rock” en Zaragoza.

La En Bruto, fue el referente en cuanto a salas de conciertos de finales de los ochenta y principios de los noventa, no solo en Aragón, que por supuesto, sino también en muchos kilómetros a la redonda. A ella acudían personajes de todas las calañas de Madrid, Barcelona, Logroño, Pamplona y seguro que de mucho más lejos. En la En Bruto nos juntábamos tribus de cualquier pelaje, tocase quien tocase y casi nunca (que yo recuerde) hubo ningún problema.

1986
Como ya hemos mencionado, se inauguró en el 86 con un concierto de Desechables, en el que militaba a la batería del grupo barcelonés, Jordi, a la sazón, programador musical de En Bruto. Corta fue esta primera etapa, ya que solo cuatro días después de la inauguración y argumentando la falta de permisos, el Ayuntamiento cerraba la sala a las primeras de cambio.


Desechables actuaron en la inauguración de la “En Bruto” en 1986.

Se produjeron en aquel momento, recogida de firmas para la reapertura y todo tipo de manifestaciones (pacíficas) en forma de chiringuitos y que un mes después conseguían su objetivo. La En Bruto volvía de nuevo a la carga en la calle Comandante Santa Pau (actualmente Héroes del Silencio) con su programación de conciertos y que ya no cejaría en su empeño hasta su cierre definitivo en el año 1997. Bueno no, que en el 87 estuvo cerrada unos cinco meses. El encargado de esta reinauguración fue el donostiarra Ángel Altolaguirre y su grupo “Ángel y las Güais” que acababa de grabar un single con el sello Interferencias de Luis Linacero.


Ángel Altolaguirre en una actuación con su grupo “Ángel y las Güais”

Sí que me gustaría destacar los que más me gustaron o los que por un motivo u otro tuvieron más repercusión en el público o la prensa en aquellos años. En los primeros cuatro meses de existencia, ya se vislumbraban las intenciones de Nacho Royo y Jordi para la sala. Por ahí pasaron Gatos Locos, Easterhouse, Giant Sand, Johnny Thunders, Dream Syndicate, La Coartada en el V Aniversario de DRO, La Dama se Esconde, Lords Of The New Church, Jazz Butcher, Flesh For Lulu, o los mismísimos Toreros Muertos.


Entrada al concierto de Gatos Locos 


Fotografía de Mariano Alfonso del público del concierto de Gatos Locos

Con esa corta vida a ‘la En Bruto’ ya le otorgó, curiosamente un ayuntamiento foráneo (el de Barcelona), un premio a la sala española con la mejor programación del año. Solo cuatro meses y esto ya pintaba bien.

1987
Muy alto habían puesto el listón los de la En Bruto para seguir siendo el referente que pretendían y para rematarlo, el 87 lo inauguraban con un nuevo cierre, esta vez de cinco meses… un calvario para todos sus seguidores.

El 26 de junio, la gran noticia. En Bruto volvía a programar conciertos con la actuación de Guana Batz. Ese año, después de la suspensión del concierto de Smithereens por lesión del cantante y de La Granja porque no habían conseguido más actuaciones, llegó de nuevo el rock and roll de Flesh For Lulu y los Fuzztones. En septiembre, Fiesta del I Aniversario de la Sala. Todos queríamos estar allí, todos queríamos asistir a lo que para nosotros era el acontecimiento del año. Malas Hiervas y Maroon Town fueron los encargados de hacer de esa fiesta algo para recordar toda la vida. La música era lo de menos ese día, lo importante era asistir. Y asistimos. Una vez recuperados de la resaca de la fiesta, llegó en heavy a la sala con la actuación de REO ganadores del primer concurso del Medio Kilo de Rock y los catalanes Bruque. La verdad es que la sensación que teníamos entonces no era la de que todo iba a una velocidad de vértigo. Ahora, visto con treinta años de distancia, nos parece todo lo contrario. Tan pronto se convocaban concursos, como ocho días más tarde, se suspendían por falta de calidad de las maquetas presentadas. Con el de ‘Pop-Rock’ Estilo Cope Aragón de ese año 87 precisamente esto es lo que pasó.

  
Entradas de los conciertos de Flesh for Lulu y Fuzztones


Flesh for Lulu durante su actuación en la Sala zaragozana

Pero estas nimiedades que la verdad, nos traían al pairo, no iban a impedir nuevos llenazos en la En Bruto con actuaciones tan grandes como la de The Fleshtones, The Flamin´Groovies, Peter & The Test Tube Babies, The Nomads, The Weathermen, The Lyres, de nuevo Desechables, Limit y para celebrar el éxito del concierto de la reapertura, repetían llenazo los Guana Batz. También hubo hueco para la modernidad local con las actuaciones de Mas Birras o John Landis Fans. Diversidad de tribus donde las haya. Como colofón a este inolvidable año 87 en la En Bruto, tres grupos de la calaña de Breathless , Crazy Cavan y Fredie Finger´s Lee. Podemos decir pues que 1987 fue el de la consagración definitiva de esta mítica sala dentro del panorama musical nacional.


Actuación de The Fleshtones en la En Bruto. Fotografía de Javier Cebollada


Alguno de los grupos locales que pasaron por En Bruto en 1987

1988
De nuevo comenzaba el reto de superar lo logrado en 1987 para Nacho Royo y su equipo. El 88 comenzaba con la celebración del segundo aniversario de otro de los garitos referentes en aquellos días. El Interferencias se trasladaba hasta la calle comandante Santa Pau para celebrarlo con un espectacular concierto de The Sinners que además acababan de publicar su primer LP. Ese año se puso en marcha un festival que bajo el título de “Teloneros” agrupaba a varios grupos como La Coartada (de Madrid) y los leoneses Cardíacos, Deicidas y Los Cardíacos. Por cierto, festival patrocinado por Radio Heraldo en la que trabajaba por aquellos años.


Sinners actuaron en la En Bruto en el I Aniversario del Interferencias

Si algo tenía la programación de la En Bruto era su diversidad de estilos y público. Nadie tenía veto siempre que mereciese la pena su puesta en escena. En esta ocasión tocaban los donostiarras Estigia. Heavy metal recién llegado de Rentería.

Una de las actuaciones más esperadas en ese mes de febrero del 88 era la del cantante de Boston, Jonathan Richman y su grupo The Modern Lovers, que terminaba en nuestra ciudad una mini gira por el territorio nacional. Más tarde, llegaron los grupos locales Furtivos de Alagón, Lágrimas de Mermelada y Combays que presentaban en público su primer álbum ‘Por derecho’, una mezcla de rumba y rock que caló bastante en aquellos años.

Y para referencia del eclecticismo musical de la En Bruto, una semana después, los moods volvían a llenar la sala de conciertos zaragozana, para ver a los valencianos Scooters.

De nuevo unos donostiarras llegados de “La Tierra de los Sueños”, o sea, La Dama se Esconde y de nuevo grupos locales el siguiente fin de semana e inaugurando el mes de abril en la En Bruto con las actuaciones de Niños del Brasil, los ex “Cadáveres Aterciopelados” y “Cocadictos” La Máscara y el grupo oscense Los del Trasmuro. La actuación de Niños del Brasil, fue sin duda el espaldarazo que esperaban. Bastaron nueve canciones de los zaragozanos para darse cuenta del prometedor futuro que tenía la banda.


Entrada de La Dama e Esconde

Y llegaba uno de los platos fuertes del mes o quizás del año, por lo menos a priori.  Por nombre, la actuación del británico Grahan Parker era una de las más esperadas por todos. Unas trescientas personas estábamos en la sala (1.500 ptas. de la época) y, quizá el que Parker se dedicase más a tocar los temas de un LP que aún no había salido a la venta ni en su UK natal, en lugar de deleitar al personal con sus clásicos, hizo que el concierto se antojase un poco frío para los que íbamos con más expectativas de las que finalmente obtuvimos. El mes de abril aun guardaba alguna sorpresa. El grupo vallisoletano The Bumpers  se subió al escenario de la En Bruto para grabar un doble album en directo como preámbulo a lo que sería sin duda uno de los conciertos del año. Los americanos Fuzztones llenaban por segunda vez su escenario favorito para deleite de todos los asistentes. La banda de Rudi Protrudi, volvió a repetir casi idéntico repertorio que en agosto del 87, ‘Strychnine’, ‘1,2,5’ y ‘Cinderella’, volvieron a sonar con la misma energía que en el anterior concierto. Se cerraba este frenético mes de abril con la presentación (que no actuación) del LP “Guerrero” del grupo de Casetas Pedro Botero.

Comenzaba fuerte mayo con la actuación de Nick Lowe, aunque (seguramente por tener la mesa de sonido ‘capada’) no sonó como todos esperábamos. Y de nuevo el heavy metal de la mano de Geiser y casi sin respirar aun por el sobrealiento, los suecos The Creeps llenaban el escenario de la En Bruto con su sonido garaje. Esto era un no parar. Más garaje con The Lyres a la semana siguiente. Estos chicos de la En Bruto no tenían ninguna consideración con nuestra salud. Con la musical si eh?.


Cartel anunciador del concierto de Geiser en la Sala En Bruto

Llegábamos a mediados del mes de junio con la actuación de los heavys locales Black Haze, banda compuesta por aquellas fechas por Mondy (voz), Michael Bravo (guitarra), Jesús (guitarra), John Senda (bajo) y Charles Giner (batería). Por cierto este concierto estuvo promovido por la gente del Crom. El siguiente fin de semana seguro que lo recordarán aun la gente de la En Bruto ya que tuvieron “doblete” con la Fiesta DRO en la que actuaron La Granja y los oscenses Mestizos, uno de mis grupos favoritos de los ochenta y de los que siempre he pensado que fueron mucho más grupo de lo que se les valoró entonces.

De nuevo la sala sirvió para la celebración de uno de los garitos referentes de la época, el Paradis. Fixed Up y The New Christs fueron los encargados de darle color a la fiesta. En esta no estuve… En la que si estuve y gracias a algún amiguete que tenía por allí, fue en la sorprendente (por inesperada no por el grupo) actuación de Radio Futura el 18 de septiembre de ese año 1988. La banda de los Auserón que había rechazado tocar en la Romareda el año anterior para las Fiestas del Pilar, lo hacía en la En Bruto, eso sí, sin anunciarlo en ningún sitio por temor a la demanda de entradas, cosa que curiosamente, no ocurrió. Unas doscientas personas vimos en directo ese genial concierto de los de la calle San Pablo que comenzó con “37 grados” y con la incorporación de Enrique Sierra de nuevo a la banda. El concierto de Radio Futura tuvo el nivel esperado, el de siempre, al que nos tenían acostumbrados, eso sí, en esta ocasión y para sorpresa de todos los que los disfrutamos en directo ese día, tocaron un par de temas de Otis Reding (Sentado en el muelle de la bahía) y de James Brown (Try Me) que dejaron al personal con la boca abierta. Un lujo de concierto, como siempre. Se inauguraba el mes de octubre con la suspensión de un concierto que la En Bruto tenía programado para el día 2, pero que por un accidente de la banda Red Lorry Yellow Lorry en París, no pudo ser. Esto es curioso, no por lo del accidente, que le puede pasar a cualquiera, sino porque no contentos con eso, los amigos de lo ajeno, se llevaron todo el equipo de sonido y los instrumentos que la banda de Leeds iba a utilizar en su gira española…. Un desastre vamos.


Los Radio Futura, actuaron sin previo aviso y conseguimos entrada de casualidad

Pero llegaban las fiestas del Pilar y la esperada vuelta de Johnny Thunders a su local favorito. El neoyorquino actuó en día 15 de octubre para celebrar el segundo aniversario de la emblemática y ya entonces mítica sala En Bruto. Para cerrar la programación de ese mes, la segunda visita a la sala de Lords Of The New Church (seguramente para desquitarse de la primera que no fue lo esperado) y los Dream Syndicate (que también repetían pero estos solamente para deleitarnos de nuevo con el denominado “nuevo rock americano”).


En neoyorquino Johnny Thunders de nuevo en la sala zaragozana con lleno absoluto

Nos acercábamos con más rapidez de la deseada al final de 1988 y la En Bruto no dejaba de programar y programar conciertos. Siempre me he preguntado de donde sacaba en tiempo Nacho y su gente para tanto ajetreo. Llegaron las actuaciones de Wedding Present, Rey Lui, Jonathan Richman que vino en plan sosegado o The Fleshtones repitiendo con su música soul y R&B.

Un año intenso y sobre todo divertido que se nos iba sin remisión. Pero no importaba porque ahí estaba el año 1989, que llegaba como un huracán y no nos dejaba pensar en lo que habíamos vivido para concentrarnos solamente en lo que nos espereba.

1989

Parece que nos hicieron caso a eso de tomarnos un descanso y no fue hasta febrero del 89 cuando la En Bruto comenzaba su programación musical con los conciertos de Distrito 14 y Los Enemigos que se reunían para celebrar la puesta de largo en nuestra ciudad de la revista dedicada al mundo del pop-rock, ‘Boogie’. Llegarían más tarde los británicos Inmates, los americanos The Del Lords, Baby Snakes, que sufrieron la visita de los cacos a su furgoneta, Wilko Johnson que tocaba en Zaragoza por tercera vez (la primera en el 82 en el varias veces mencionado concierto de la Plaza de Toros) y Alien Sex Friend.

Buenos tiempos para los heavys zaragozanos. A la actuación de los catalanes Desire, que cantaban todo su repertorio en inglés, quizás por sus miras internacionales se unieron Pedro Botero, los madrileños Sangre Azul y una semana más tarde Muro. Aun estarán secando las camisetas de lo que sudaron esos días los amantes del rock duro locales.
Cambio de registro y paso a los aullidos rockabillys de Gatos Locos, que volvían a Zaragoza con renovados aires juveniles. Como locos estábamos aun con los sonidos de Gatos Locos en nuestra cabeza, cuando de nuevo el rock duro de los donostiarras Ángeles del Infierno, volvían a llenar la En Bruto de melenas y cazadoras heavys para presentar ven sociedad su recién estrenado LP ‘666’, casi nada.

Llegaron más actuaciones. Nacho ya advertía que no tenían intención de parar ningún fin de semana. En esta ocasión le tocó el turno a los ingleses de Leeds, Rose Of Avalanche que coincidía con el concierto en Casetas ‘El Heavy no es violencia’, curioso al menos.

Finalizando el mes de mayo del 89, los chicos de Gabriel Sopeña, Ferrobós, con nueva formación, se subían al escenario de la En Bruto para presentar el nuevo LP ‘Círculo de Fuego’.


Otro grupo de culto. Los aragoneses Ferrobos

No era muy habitual que los programadores del ‘Nirvana del Rock’ dispusiesen música para adolescentes, pero debieron verlo muy claro cuando cerraron el concierto de la banda de Granollers, Treepoli, más enfocada al público familiar que a los asiduos de la sala.

Justo Cavero, Carlos Tíbol (ex Paso de Cebra), Fernando y Antonio Simón (ex Enfermos Mentales), componentes del nuevo grupo zaragozano La Pasión (solo tenían dos años de existencia), debutaban en directo a principios de junio para presentar (sin paso previo de maqueta) su mini LP de cinco canciones y que, grabado también en el estudio zaragozano Audiomarket, no sonaba nada mal la verdad. Una pena que la coincidencia en el Rincón de Goya con el ‘Festival en Apoyo a las Radios Libres’ donde participaban ocho grupos locales, les mermase de público el concierto.
Y llegaba el 9 de junio del 89. Una fecha que esperaba con nerviosismo, ya que uno de mis grupos favoritos, llegaba a la En Bruto para desplegar ese sonido limpio y a la vez contundente que nos llegaba a la capital del Ebro desde Binefar y que tanto me gustaba (y me sigue gustando). Mis añorados Proscritos (la de veces que aún me pongo su LP ‘Cosas Sencillas’ en mi tocadiscos ochentero…) estaban en el escenario para deleitar al personal con esas personalísimas versiones de grandes grupos como la Velvet Underground, Creedence Clearwater Revival, Rolling Stones o maestros como Dylan, Neil Young o Bob Seeger. Qué maravilla de grupo. Otra injusticia musical que se perdió en falsas promesas de promoción nacional que nunca llegó.


Los de Binefar. Uno de nuestros grupos preferidos

Voy a cambiar de tema que me estoy cabreando solo de pensarlo.

Llegaron los Million Dollar Quartet. No los de los cincuenta con Elvis, Johnny Cash, Carl Perkins y Jerry Lee Lewis, sino unos suecos que venían con muchas pretensiones pero que aún no tenían disco en el mercado. Y de nuevo el rock´n´roll nacional con los BB Sin Sed que llegaban por primera vez a Zaragoza. El grupo liderado por Javier Vendrell se dejó todo en el escenario y la verdad no estuvo nada mal el concierto.

La sala cerraba un par de meses para hacer alguna remodelación, de la que se encargó Eduardo Pelegrín (Calpurnio) con la ayuda de Víctor Gomollón y Pedro Makaya, pero la mesa de sonido seguía “capada”. Aun así se preparaba un mes de septiembre y octubre bastante movidito en la En Bruto y el 16 de septiembre subía al escenario de la “nueva” En Bruto el irreverente José Luis Moro y su grupo Un Pingüino en mi Ascensor. Pese a la gran campaña promocional del concierto por parte de la sala, “El Pingüino” solo consiguió reunir a unas 150 personas. Pero el plato fuerte y con el que quedaba oficialmente inaugurada la nueva temporada de la En Bruto, llegaba el 27 de septiembre con la actuación de la banda británica New Model Army. Justin Sullivan y su grupo llenó hasta la bandera (incluso con mucha gente de fuera de nuestra Comunidad) el local de Comandante Santa Pau. Durante la hora y media aproximadamente que duró el concierto, los de Bradford ofrecieron un repaso a sus tres primeros LP´s. Éxito atronador.


Félix Aznar en primera fila viendo a New Model Army

Y otra fecha señalada en mi calendario en amarillo fosforescente y tres círculos con rotulador rojo. El 3 de octubre se celebraba el tercer aniversario de la En Bruto y actuaban Héroes del Silencio que precisamente firmaron su primer contrato con una discográfica después de otro concierto en la En Bruto. Tal y como dijo Enrique en la presentación del mini concierto (solo tocaron cuatro canciones), estaban allí en señal de agradecimiento a Nacho y la sala. Toda la movida musical de la ciudad estaba en la En Bruto esa noche y nosotros no podíamos faltar. Después de escuchar absorto a ‘nuestros’ Héroes, salieron con toda la energía de las Cinco Villas los ejeanos Tako que también nos deleitaron con otros cuatro temazos. Los Locos, grupo asturiano que se daba a conocer en nuestra ciudad en ese concierto, cerraron la inolvidable fiesta del tercer aniversario que vivimos ese día.

De nuevo a recuperarse de la resaca. En aquellos años, no nos costaba tanto como ahora. Y rápido porque solo tres días después volvía el heavy a la En Bruto con los ganadores de la primera edición del Medio Kilo de Rock. Los Reo, que venían de triunfar en Casetas en el Festival ‘El Heavy no es Violencia’ demostraron que ese primer premio del Medio Kilo y el posterior en el concurso “Villa de Bilbao” no era por casualidad.

Seguramente me dejo algo por medio pero eran Fiestas del Pilar y en los ochenta, no nos daba la vida (como dicen los modernos) para llegar a todos los saraos. Sí que recuerdo haber estado en el concierto el día después del Pilar de los ex Brighton 64 y por aquel entonces Brigatones (la casa de la bomba sonó hasta aburrir aquel año) que venían a presentar su segundo LP “20 días y 20 noches”. No os puedo decir más porque no me enteré mucho del concierto, pero el caso es que estuve.

El mes de noviembre llegaba a la En Bruto otro de  mis grupos favoritos de esta tierra tantas veces desagradecida con los suyos.  Mestizos, llegaban desde Huesca (no tocaban en Zaragoza desde Fiestas del Pilar del año anterior) para tocar sus nuevos temas en una sala repleta. Por supuesto también tocaron su éxito “La pócima” (aún me pongo el single de vez en cuando) y el recién estrenado entonces “Amor es la palabra”. Una maravilla de concierto a pesar del sonido.


Los oscenses Mestizos en su local de ensayo. Foto de Fernando Paules

Para ir cerrando este ajetreado año 89, llegaba de nuevo Elliott Murphy. Esta vez, solo, con su guitarra y su armónica. El Neoyorkino, no necesitaba a nadie para brillar sobre el escenario. El que fue denominado heredero de Bob Dylan, llenó la En Bruto el 7 de diciembre. Casi dos horas de concierto que solo se puede calificar con un adjetivo. ‘Genial’. Pero Nacho y sus chicos, nos tenían preparada una última sorpresa para acabar el año en todo lo alto. Uno de los grandes grupos de todos los tiempos tocaba dos días seguidos en la En Bruto. Los Mas Birras llegaban para presentar sus nuevos temas y por supuesto para repasar los éxitos que fueron y siguen siendo himnos entre todos sus seguidores (entre los que me encuentro). Ellos los presentaron como un homenaje a esos años 80 que terminaban y en los que habían nacido la mayoría de las bandas más significativas del Rock’N’Roll. Por cierto la sorpresa fue ver a Gabriel Sopeña (entonces Ferrobós) acompañando a los chicos de Mas Birras en el escenario.


El gran Mauricio Aznar con Mas Birras

 

Aquí cerramos esta primera entrega de lo que fue la historia de la En Bruto.
Quedará por saber que pasó desde 1990 a 1997 que cerró definitivamente… pero eso es para la segunda parte.