Sala En Bruto (II parte del 90 al 92)


2ª parte del artículo publicado en el libro, “Más Perdidos en los 80”.
Autor, Ignacio Cristóbal “Coco”.

Comenzamos esta segunda parte sobre la historia de la En Bruto (o parte de ella) con la entrada al nuevo decenio y con la esperanza de que nos durase muchos años más.

Nos duró siete años más y curiosamente, se cerró definitivamente el mismo mes (septiembre) que se inauguraba once años atrás.

Aquí os dejamos lo que vivimos y se puede contar de aquellos maravillosos años en la En Bruto.

1990
Creo que iré directamente al mes de febrero para comentar el primer concierto al que fui aquella recién inaugurada década de los noventa. The Godfathers, un grupazo londinense que tenía para mi uno de los mejores discos de los 80 (Birth School, Work & Death, 1988), agotaba entradas en la En Bruto dos años después de su última aparición en nuestra ciudad, en la misma sala. Una hora y media de pop-rock impecable donde Peter Coyne y su potente banda pusieron fin a su gira española. De nuevo, cuatro días más tarde y casi sin tiempo de recuperación, el pop aragonés subía al escenario de Capitán Pina, para deleitarnos con el que para mí era y es, uno de los mejores temas que se han compuesto por estas tierras. “Fin de semana total” de Los Intrusos. Por cierto en este concierto se les unió el gran Chema Peralta a la guitarra para deleite de los que allí acudimos y meses más tarde nos enteramos que había “espías” de Hispavox que los ficharon para su discográfica unos meses más tarde.


Godfathers en la En Bruto en su concierto de 1990. Foto Javier Cebollada

Alex Chilton y Gazza con los seis hermanos Gacías, completaron el mes de febrero del recién estrenado año 1990.
Por problemas de denuncias de los vecinos con la sala M-Tro que le impedían programar conciertos en directo, la tercera edición del Medio Kilo de Rock, se traslada ese año 90 a la sala En bruto, acogiendo las fases clasificatorias durante el mes de mayo y las semifinales y final el mes de junio. Compartieron premio Pasajeros del Viento (de Hecho) y los zaragozanos Club Eléctrico que actuarían junto a Surfin Bichos en día de la entrega del premio. Tenéis un capítulo especial sobre todas las ediciones del Medio Kilo de Rock en nuestro anterior libro de PERDIDOS EN LOS 80.

Los Furtivos, de Alagón, seis jóvenes estudiantes de derecho e informática, se subían al escenario de la En Bruto en marzo del 90. El grupo de la localidad zaragozana, creado en el verano del 86 como quinteto, aparecía en este concierto con un componente más. El teclista José Antonio Higueras, procedente de Los Malvados.
Que la En Bruto y sus programadores de conciertos apostaban por lo local, ya había quedado fuera de dudas en estos tres años de existencia y para corroborarlo, Especialistas anunciaban concierto privado y con invitación previa para el 31 de marzo. Había que hacerse con una para escucharlos. El motivo, probar en directo los temas que iban a componer su nuevo LP con el sello Troya (subsello de Gasa). Era uno de los grupos locales más frescos del momento y ahí estuvimos por supuesto.


Los Furtivos actuaron en la Sala En Bruto incorporando nuevo teclista de Los Malvados

Y como esto de grabar en la En Bruto estaba de moda, allá que se fueron los ejeanos Tako a grabar a primeros de abril un LP en directo, con estricta invitación, de cara a los bolos que se avecinaban ese verano. Como hemos comentado a lo largo de este artículo, si por algo se caracterizaba la sala En Bruto era por su carácter ecléctico a la hora de programar, así que ni cortos ni perezosos, ese mes, la productora entonces yugoslava “Kothlaich” y los chicos de “La Movida” zaragozana presentaban antes de su mini gira por Aragón, un singular espectáculo titulado “Gone with the Ebro” (Lo que el Ebro se llevó) que según ellos mismos era una mezcla de humor Monty Pithon y Martes y Trece. No os puedo contar más porque no estuve.

Los ejeanos Tako también eran habituales en el escenario de la Sala de la calle Cte. Sta. Pau

Pero quedaba claro que lo de la sala era la música y cuanto más potente mejor, así que por tercera vez actuaban The Fuzztones en Zaragoza y en la En Bruto. De nuevo lleno total (igual que en las dos anteriores) para ver a los neoyorkinos. Como en las dos anteriores, el grupo estuvo demoledor tanto en su puesta en escena como en su nuevo repertorio ya que presentaban su reciente LP “In Heat”.
Después de la actuación de La Ley, llegaba a En Bruto a finales de septiembre del 90 la que quizás sería la actuación del año en la sala o por lo menos nosotros así lo consideramos. Con un lleno total, los norteamericanos y reyes del momento del underground, Sonic Youth aterrizaban en nuestra ciudad con sus guitarras (22 en total) y con su sonido duro y potente para dejar boquiabiertos a los asistentes. Un recuerdo imborrable y uno de los mejores conciertos que recuerdo de la En Bruto en toda su historia. Más tarde ya en el mes de noviembre, volvía a la En Bruto (ahora en solitario) el ex The Dream Syndicate, Steve Winn para presentar su primer disco en solitario.
Y de nuevo (por tercera vez) llegaban los Flesh For Lulu para presentarnos su entonces nuevo LP, “Plastic Fantastic”. Nick Mars quedó prendado de nuestra ciudad ya en su primera visita y de la En Bruto también, por supuesto. El amor era recíproco por lo visto. A finales del mes de noviembre, volvían a pisar suelo aragonés los Inmates. Poco público para ver a estos virtuosos del R&B.



Las barras de la En Bruto eran otro mundo aparte….

Y de nuevo una de esas actuaciones que no nos podíamos perder. Desde Binefar, llegaban Proscritos en una fiesta (como ellos lo denominaron) que se convirtió en uno de los mejores (si no el mejor) conciertos de la banda oscense a los que asistí. Les acompañaron para este concierto, Aurora Beltrán de Tahúres Zurdos, Juanjo Javierre de Mestizos y Sabino Méndez, antigua mano derecha de Loquillo. Otro concierto que quedó en mi memoria y del que por supuesto guardo muy buen recuerdo.

Los Blues Power con sus versiones de The Beatles, los británicos Bolshoi y los madrileños ‘garajeros’ Sex Museum cerraban este interesante 1990 en la En Bruto.

1991
Comenzábamos el año 91 con una de las concentraciones moods más importantes del país. La sexta concentración mood había preparado un frenético fin de semana en nuestra ciudad y dispersa por distintos locales que cerraría con el concierto del grupo de Cartagena Ferroblus en la En Bruto. A finales de este mes de enero, se presentó una nueva edición del Medio Kilo de Rock que se celebraría de nuevo en la sala y que incrementó sus premios en esta cuarta edición y que llevaría al escenario de la En Bruto a un total de doce grupos aragoneses.
Los primeros pasos del 91 llevarían hasta el escenario de la En Bruto al grupo vallecano Ñu, liderado por José Carlos Molina que presentaba nuevo LP “Dos años de destierro” y que por entonces se había convertido en trío. Después del heavy de los madrileños, llegaba el turno para un grupo de nueva formación de Zaragoza que había causado muy buena impresión en la tercera edición del Medio Kilo y que integraban Pepe Gonzalez, Guillermo Zubiaurre, Luis San Vicente y José Luis Ledesma, cantante y líder del grupo Los Visitantes. Los zaragozanos dejaron paso unos días más tarde al grupo santanderino Los Deltonos, con lleno total inesperado de seguidores que se acercaron a la sala a disfrutar del buen blues del entonces recién descubierto grupo. Por tercera vez (parece ser que a los chicos de la En Bruto les gustaba repetir lo que de verdad funcionaba) llegaban los New Model Army al escenario de la calle Comandante Santa Pau, para deleitarnos con el sonido de su entonces recién estrenado vinilo “Impurity”. Para corroborar lo dicho anteriormente, volvían a actuar en Zaragoza el peculiar grupo británico Alien Sex Fiend con su rock lúgubre y siniestro más parecido a un comic de terror que a un grupo de música. Con un mes de abril repleto de las eliminatorias del Medio Kilo de Rock y que llevarían a la gran final a El Regalo de Silvia, El Bosque, Duques y Visitantes (a la postre ganadores del concurso). En mayo llegaban los Raiser (con Teresa, ex Desechables) para hacer hueco a otro de los clásicos de la En Bruto.


Foto promocional del grupo El Regalo de Silvia

Godfathers. El grupo de los hermanos Coyne, aterrizaba por tercera vez en Zaragoza y por supuesto repitiendo sala. Por cierto, ese día tuve un pequeño dilema ya que tocaban también en Zaragoza los malagueños Danza Invisible, uno de mis grupos de pop favoritos por aquellos años. Pero decidí ir a la En Bruto, que por cierto estaba a rebosar a ver el potente concierto rockero. Los grupos vascos de sonido “killer”, La Secta (Bilbao) y La Perrera (San Sebastián), cerraron un mes de mayo bastante interesante.  De nuevo un grupo aragonés, Club Eléctrico, ganadores (compartido con Pasajeros del Viento) de la tercera edición del Medio Kilo de Rock, llegaban a la En Bruto para demostrar que su sonido ya no era chirriante y sucio y que se había convertido en otro mucho más limpio y melódico. Jesús López (ex Lágrimas de Mermelada), Jesús Gayoso, Manolo Orga y Constancio Pradas eran los componentes de esta prometedora banda zaragozana.


Ambientazo un día cualquiera de un concierto cualquiera. Foto Mariano Alfonso

Con casi lleno llegaron los galeses The Alarm para impregnar la En Bruto del espíritu del 84 con el que esta banda se definió durante muchos años y con el que acompañaron a U2 durante ese mismo tiempo. La pena es que The Alarm, o no supieron o no pudieron evolucionar como los chicos de Bono. Una pena.
Eran buenos tiempos para la lírica, o por lo menos para los grupos aragoneses. Tenían la suerte de disponer de una de las mejores salas de conciertos del territorio nacional y además como los buenos clubs de fútbol, apostaba por la cantera. Otro de los grupos ganadores del Medio Kilo, en este caso los INK (aunque cuando actuaron aun no lo sabían ya que sería en la V edición del concurso) se desfogaron en el escenario de la En Bruto, demostrando que ese primer galardón, no fue casualidad ni enchufe. Con el escenario lo suficientemente caliente después de la actuación de INK, llegaban los siempre bien recibidos en Zaragoza, Tahúres  Zurdos. Aurora Beltran y su banda siempre conectó de pleno con el público local y ellos la verdad es que siempre se sintieron muy a gusto en nuestra ciudad. Por cierto, que calor pasamos ese día…
Supongo que más calor pasarían el 21 de julio los grupos locales La Ley (a la postre ganadores de la fase regional y segundos en la nacional), Pedro Botero, La Clave Oculta y De la Lluvia finalistas del concurso Gordon´s convocado a nivel nacional y que estaba dotado con un millón de pesetas y la grabación de un disco. Los pre Pilares de ese año, concretamente el 4 de octubre, llevaban a la sala zaragozana a la banda madrileña Los Enemigos que venían a presentar en sociedad su tercer LP “Un tío cabal”.
Como dato curioso de este apasionante año 1991, el concierto del quinto aniversario de la sala En Bruto, no se celebró en la calle Comandante Santa Pau. Venían los Cramps a la celebración y no era cuestión de que el recinto se quedase pequeño a las primeras de cambio. Así que el aniversario se trasladó a La Chimenea para asistir a tan esperado concierto. El grupo norteamericano de Lux Interior e Ivy Rorschard estuvo acompañado en el papel de teloneros por el grupo neogótico garajero Haunted Garaje. El cierre de la programación del V aniversario estaba previsto con el grupo catalán Raiser, que finalmente por compromisos de última hora no pudo acudir y que se pospuso para el mes de diciembre (concrétamente el día 12).


Poison Ivy componente de The Cramps durante la actuación en la Chimenea.

Llegaba el mes de diciembre y la En Bruto estaba dispuesta a terminarlo por todo lo alto, como siempre. En esta ocasión, volvían por segunda vez en el año 91 Los Deltonos y en esta ocasión para hacer versiones de temas de otros grupos (en el mes de marzo vinieron para presentar su primer LP “Tres hombres enfermos”). El mes de diciembre también sirvió para que el grupo zaragozano Días de Vino y Rosas (Gonso, Juan Aguirre y Blanca) pudiese por fin presentar su nuevo disco que llevaba desde el mes de septiembre en el mercado y que por la inundación de la Carpa Pignatelli no pudieron hacerlo en las Fiestas del Pilar de ese mismo año. Y casi sin tiempo para respirar, la banda The Last Gang, compuesta por dos británicos y dos aragoneses(Senda y Chema), una especie rara de mezcla con el británico Lee J. a la cabeza, no tuvo el apoyo esperado en los bises del público asistente aunque si se llenó la sala.
Después de la actuación de los Raiser, llegó el delirio mood de nuevo a la En Bruto con la actuación de uno de los grupos nacionales más identificados con este movimiento a principios de los años noventa. Los leoneses Flechazos, hacían acto de presencia en Zaragoza para deleite de una sala llena y con un montón de vespas aparcadas por los alrededores.


Dias de Vino y Rosas. Foto de su actuación en la En Bruto

Casi con el año ya muriendo, llegaba de nuevo el turno para los grupos ‘patrios’. Los ‘caseteros’ Pedro Botero el día 20 y los zaragozanos El Regalo de Silvia el 27 y los oscenses Mestizos el 28 (que presentaban su nuevo LP ¿Qué pasa en la calle?), pusieron el broche final a un año de nuevo trepidante para todos los ‘yonkis’ de la música y fans incombustibles de la En Bruto.

1992
El primer concierto que me viene a la mente de ese recién iniciado año ‘olímpico’ 92 es el de los malagueños El Alma. Rock potente y pseudo ‘Cult’ del que no recuerdo mucho. Tampoco recuerdo bien que pasó durante el mes de febrero, seguramente estaría en otros menesteres, pero lo que si recuerdo fue la llegada de nuevo de uno de los talismanes de la En Bruto a su escenario. The Fuzztones llenaba hasta los topes la sala (una vez más) para deleitarnos con ese rock primario y provocador que solo Rodi Protrudi sabía hacer. Un desfase total!.
Como en años anteriores y desde que la M-Tro fue cerrada por problemas de sonido, la En Bruto organizó las actuaciones del Medio Kilo de Rock, en esta ocasión abordando su quinta convocatoria. En esta V edición fueron los zaragozanos INK los que se llevaron el máximo trofeo (750.000 pesetas de la época más equipo técnico), de este concurso que por aquel entonces parecía que se iba a convertir en un clásico de la cantera musical aragonesa. No hay más que comentar.


Los aragoneses INK, ganadores de la V edición del Medio Kilo de Rock.

Como colofón a una mini gira nacional, Niños del Brasil aterrizaban en la En Bruto con dos conciertos en el mes de marzo. Santi, Antonio y Nacho con el apoyo de Quique (sustituyendo a Nacho “Laberinto” en la guitarra) agotaron entradas los dos días y nos hicieron disfrutar de la música de un grupo que por aquel entonces ya estaba más que consolidado en el panorama nacional. Por lo menos para nosotros.


Santi Rex en una actuación con Niños del Brasil

De nuevo el mes de marzo se ocupó la sala para las distintas eliminatorias del Medio Kilo y llegado el mes de abril (como la canción de Sabina) otra vez al tajo. Esta vez le tocaba el turno a los catalanes BB Sin Sed. Xavi Vendrell y sus chicos (después de telonear nada menos que a Ramones) nos ofrecieron un recorrido por los éxitos de sus dos primeros LP´s y los temas del recién estrenado tercero “Casa doce”.
Para celebrar San Jorge, todos a la Chimenea. Ese año 1992, el Gobierno de Aragón y la En Bruto (sin que sirva de precedente), organizaban un súper concierto con las actuaciones de Godfathers, La Frontera e Immaculate Fools (que sustituyeron a un Peter Murphy que no pudo venir por un accidente sufrido por su grupo). De cualquier modo, creo que salimos ganando, por lo menos yo que me gustaban y gustan más.
El concierto del 29 de abril, me hacía especial ilusión. Eran de aquí, eran (y son) amigos y llevaban el rock´n´roll en la sangre. Eran Los Dynamos a los que un año más tarde y estando en la Televisión de Andorra (la minera) trabajando, gravé un videoclip entre la estación de tren de Andorra, su local de ensayo y el Kezka. Un recuerdo imborrable, también y casi lleno (era miércoles y había que currar).


Dynamos habituales de la sala zaragozana

El siguiente concierto que recuerdo especialmente ese año en la En Bruto, fue el de Ian McCulloch, ex componente de Echo & The Bunnymen. Decidimos llegar puntuales a ese concierto y la verdad es que no me acuerdo muy bien por qué (nunca lo hacíamos), pero la puntualidad británica de ese día hizo que pudiésemos contemplar algo que no todos llegaron a ver. A las ocho y media en punto, apareció en el escenario de la En Bruto, no el joven cantante de Liverpool al que íbamos a ver, sino Roddy Frame, cantante de Aztec Camera y que a posteriori nos enteramos de que estaba acompañando a Ian en alguna de sus actuaciones por España. Una pasada, aún estoy boquiabierto solo de pensar lo que vivimos esa noche de mayo.
Poco tiempo después y sin darnos tiempo a digerir lo vivido esa noche, se subían al escenario más amigos (entonces y ahora) con su grupo. En esta ocasión eran En Pecado, grupo donde militaban buenos amigos como Pedro y Gonzalo Valdivia, Javier Andreu, Manchu y Negri. Quizás porque las comparaciones son odiosas y en el grupo había tres hermanos (Pedro formó parte de los componentes originales de Héroes del Silencio junto a Enrique y su hermano Juan) de dos “Héroes”, no se hiciese justicia con ellos y siempre se les comparase con “los incomparables”. En esta tierra somos así. Todavía escucho de vez en cuando su tema “Cinco miradas” en una maqueta que tengo por ahí.


Concierto de En Pecado el 14 de mayo de 1992. Foto de Vanessa Aparicio

Como decía Miguel Ríos “el blues es un estado mental”. Pues lo de estos chicos de Del Tonos, también lo era sin duda. Nueva visita a nuestra ciudad y nuevo lleno en la En Bruto para disfrutar de los sonidos rythm&blues de estos chicos que lo hacían muy pero que muy bien. A los pocos días nos sorprendía Nacho Royo programando a los recientes ganadores del Medio Kilo INK como teloneros de un grupo del que todavía estoy definiendo su estilo mentalmente. Los norteamericanos Fugazi me dejaron verdaderamente sorprendido con su sonido “hardcore”, creo!.
Y más variedad. A principios del mes de junio Nacho Béjar y Basilio Martí, dos componentes del grupo del ya ex Nacha Pop, Antonio Vega invadían la En Bruto de poesía en la presentación de su primer LP “El año del huracán”. El grupo se llamaba Sonora y la verdad es que sonaban un poco “Nacha” salvando las distancias, claro. Muchas veces me pregunto cómo no nos volvíamos locos con tanto cambio de registro en los conciertos de la En Bruto. Podéis imaginar que nuestra salud mental y nuestro bolsillo (yo tenía la suerte de ir por la jeta a todos) no nos permitían ir a todos porque si se hubiese dado el caso, no estaríamos ahora lo suficientemente cuerdos para contarlos. La hemeroteca de Heraldo de Aragón ayuda y mucho.
De nuevo dos grupos totalmente opuestos para mediados del mes de junio. Por un lado los londinenses That´s It y por otro los locales El Regalo de Silvia. Los primeros con sonidos tomados tan variados como The Pixies o los australianos Midnigth Oil y los segundos no hace falta que os los presenta porque eran y son suficientemente conocidos por su sonido “velvet” por estos lares. A finales del mes de junio, la furia albaceteña de Surfin´ Bichos que presentaron su tercer LP “Hermanos carnales”. Ese día los que fueron teloneros de Nirvana en su gira por territorio nacional (vaya lujazo), no consiguieron atraer a más de doscientas personas a la En Bruto.
Y llegó el éxtasis total a la calle Comandante Santa Pau y a la sala En Bruto. Hasta siete horas de cola hicieron algunos de los más acérrimos fans para conseguir una entrada para el concierto del 1 de julio de 1992 de la banda zaragozana más internacional de todos los tiempos. Héroes del Silencio nos hacían el regalo del año al cerrar su gira europea en la sala En Bruto ante una corte de seguidores que bien hubiesen llenado la Romareda ese día. En apenas veinte minutos se vendía todo el taquillaje del concierto. Una pasada de concierto. Hasta ese día no habíamos visto así a nuestros amigos Enrique, Juan, Joaquin y Pedro (o por lo menos yo tuve esa sensación). Para mí, ese día, los amigos con los que casi a diario tomaba café en el Z de Javier Clós, se habían convertido en verdaderas estrellas del rock mundial. Seguramente ya lo eran hace tiempo pero hasta ese día yo no tuve conciencia de ello. Cada vez que recuerdo como sonó ese día “La Herida” se me pone la piel de gallina. Mucho grupo el que pasó esa noche por la En Bruto.


El ambiente era demoledor para ver a Héroes del Silencio

Tal fue el subidón de ese día, que creo que no volví a pisar la En Bruto hasta el concierto (doble) de Las Novias ya en el mes de septiembre. Otros que ejercían de profetas en su tierra. Que gusto da decir esto cuando se trata de amigos que merecen todo. Como en el concierto de Héroes, Las Novias también vendieron el aforo de la sala en pocos minutos, así que decidieron montar otro concierto el día siguiente al anunciado, para que nadie se quedase fuera.
El siguiente fin de semana, se programó el concierto del grupo La Ley. Ganadores de la fase regional del concurso Gin Gordon´s. El 21 a las 21 horas no podía tocar otro grupo salvo los donostiarras 21 Japonesas que convocaban media entrada en la En Bruto para dar a conocer al público zaragozano los temas de su entonces último disco “El mercado del placer” y por supuesto repasando los éxitos de los tres anteriores. Pero por fin llegaba el último día de ese mes de noviembre del 92 y pude acudir a la En Bruto a ver a otro de mis grupos favoritos del pop nacional de los ochenta. Los Pistones llegaban con su “Pistolero” y su “Metadona” a presentarnos su nuevo trabajo publicado por Sony “Entre dos fuegos”. No mucha gente, buen sonido y noche divertida. Se puede pedir más?.
Comenzó diciembre con la presentación del primer disco de Visitantes, también grabado con Sony y la celebración del sexto aniversario de la sala con la actuación (por quinta vez) de Godfathers. Otro de esos saraos a los que no podíamos faltar. Todo el roquerío de Zaragoza estaba allí y allí nos plantamos. Otra noche inolvidable. Casi finalizando el año, uno de los personajes ochenteros que ha escrito sus vivencias en este libro. Salvador y Los Vecinos tomaban el escenario de la En Bruto y conseguían algo que no todos los grupos (algunos con grandes nombres incluso internacionales) no habían conseguido. Llenar la En Bruto. Para cerrar el año, llegaban Los Flechazos. El grupo leonés nos deleitó con éxitos como “Viviendo en la era del pop” o “Bailando con los pies descalzos”. Buen final de año a ritmo ‘ye-ye’.
Cerramos aquí esta segunda parte de la historia de la En Bruto. Hay todavía mucha tela que cortar y muchos conciertos de los que hablar…
En breves, seguiremos con el final de la historia.